Analítica digital en entornos móviles – Redefinición de conceptos

Con el desarrollo y la diversificación de los dispositivos móviles (teléfonos, tablets) principalmente hacia los mercados Android e iOS -sin olvidarnos de los menos extendidos o en progesión como Rim, windows mobile, windows 8-  surge la necesidad de medir cuál es el grado de utilización de nuestras aplicaciones móviles. Al igual que queremos saber saber qué partes de la web son susceptibles de ser mejoradas, también queremos optimizar las aplicaciones móviles de cara a que los usuarios interactúen más con ellas y lleven a cabo las acciones para las que fueron diseñadas.

Antes de comenzar con el desarrollo de un sistema de analítica digital en una aplicación móvil es necesario realizar una redefinición de los conceptos de analítica web en el entorno móvil. Para poder entender perfectamente el comportamiento de los usuarios dentro de las aplicaciones es necesario sentar las bases de ciertos conceptos que difieren bastante del entorno web. Es necesario que cambiemos el chip :).

  • Sesión: es necesario olvidarse del concepto de visita. Los usuarios ya no aterrizan en la web, sino que abren la aplicación. La sesión corresponde al tiempo que los usuarios interactúan con app hasta que ésta pasa a un segundo plano. Este tiempo de sesión puede ser modificado en la mayoría de herramientas de medición.
  • Usuarios: en los dispositivos móviles los usuarios sufren una sustancial revisión. A diferencia de en los entornos web, donde cada usuario corresponde a IP+Navegador, en los sistemas móviles los usuarios son definidos por un identificador dependiente del dispositivo con el que se ejecuta la aplicación. Bien utilizando el propio identificador del dispositivo o bien generando un id único aleatorio en base a este, el usuario queda registrado de forma única en la herramienta.
  • Eventos: las aplicaciones móviles están pensadas para que el usuario realice acciones con ellas. De lo contrario, carecerían de utilidad. Consultar un documento, crear una petición o acceder a un contenido específico son claros ejemplos.
  • Pulsaciones: los clicks son relegados en este caso por las pulsaciones, aunque técnicamente ambos pueden ejecutar la misma acción, como cambiar de página/pantalla. Así mismo, también es posible medir las pulsaciones sobre cualquier elemento de la aplicación de igual forma que se hace sobre el click de un elemento web.
  • Pantallas: ya no es necesario hablar de páginas físicas como en la web. Las apps están dotadas de múltiples pantallas a las que se puede acceder con pulsaciones. Sin embargo, eso no limita la posibilidad de ser medidas como si de páginas se trataran.

Aunque he nombrado los que para mí son más importantes, seguro que hay más aspectos que considerar. ¿Conocéis alguno?

Este es el primer post de analítica digital en entornos móviles. En sucesivos posts hablaremos mucho más de ello, comentando herramientas, funcionalidades, trucos, mejoras, etc.

 

Escribir un comentario